#AFM ¡Al Fin Música!

musicalización: @gchristophersen

Depeche Mode abre espacio a la luz en el etéreo "Spirit"

"Sabes que nos hundimos, pero no pienso caer", canta Depeche Mode en uno de los temas de "Spirit", su nuevo álbum, compendio de canciones predominantemente lentas y sosegadas, etéreas incluso, que abren una espita al optimismo y hablan de reponerse de los males del corazón o de restañar el alma colectiva.

[ver más]

Lana Del Rey está de vuelta

"Love" es un adelanto del quinto álbum de la cantante que se va a publicar a finales de este año y que según Lana es el primero que hace pensando exclusivamente en sus fans.

[ver más]

"En El Séptimo Día"

Soda Stereo sigue haciendo historia y presenta un adelanto de lo que va a ser su próximo álbum "SEP7IMO DIA".

[ver más]

Nuevo de Jens Lekman

El sueco estrenó "Evening Prayer", otro de los temas de su nuevo álbum.

[ver más]

CocoRosie en Montevideo

El show brindado por CocoRosie fue uno de los "high points" en las visitas internacionales a nuestra ciudad. Por Ino Guridi.

imagen descriptiva del contenido
Sierra, Bianca, el beatboxer francés Tez, y un tecladista japonés cuyo nombre me está costando mucho encontrar en Google, se juntaron el pasado martes 19 en La Trastienda de Montevideo, haciendo bailar a todas y a todos, conduciendo un show cercano pero lejano, divertido y sorpresivo, profundo y pop, todo junto, lo suficiente para dejar emocionado a más de uno.

Tales Of A Grass-Widow (2012) es el título del álbum más reciente de las CocoRosie, el que me atrevo a decir que me gusta más de todos los publicados hasta la fecha. Lograron en él algo escuchable y agradable, sin dejar de ser excéntrico y difícil de describir. Combinan la música experimental, melodías clásicas, con mucho de rap y algo de pop. Creo personalmente que es la mejor versión de ellas mismas.

Con motivo de su presentación, la banda emprendió una gira sudamericana que incluyó Montevideo y Buenos Aires como algunos puntos de mayor expectativa. 

Casi 20 minutos de luces apagadas, iluminación tenue en el escenario y un sonido ambiente en loop eterno, el público aguardó expectante y ansioso el comienzo del espectáculo, que parecía no comenzar nunca. Se hicieron palmas, gritos, y todo eso que se hace para que salgan tus artistas favoritos al escenario, y no hubo mucho caso. La banda se tomó su tiempo, hasta que Bianca (la morocha) se apareció detrás de un arpa previamente instalada, y comenzó a improvisar en cajas de ritmo y teclados. Los aplausos surgieron al segundo, y de a poco el resto de los integrantes salió al escenario.

El show fue variado y se notó que todas las canciones estaban versionadas para su representación en vivo. Subían el tempo, las hacían mas cuadradas y menos experimentales. La gente bailaba constantemente. Estaba presente una influencia ochentosa y hasta dance en escena. Sierra, por ejemplo, hacía movimientos de baile que recordaban a las brasileñas "batecabelo" travestis, mientras que Bianca proyectaba su voz, muy hipnóticamente, como sacando algo muy hondo de sí. 
Cambios de vestuario sobraron, al igual que talento, ritmo y catarsis musical. Fue una total y completa sorpresa, inclusive Tez (el beatboxer) se encargó de un intervalo entero entreteniendo a la audiencia utilizando su voz como único instrumento. 

A pesar del gran éxito del show, hubo detalles que me dejaron cierto “gusto amargo”. Durante el show, especialmente Bianca, estaba siempre a 2 metros del borde contra el público, y nunca pareció mirar a ningún espectador. Nunca tocó una mano, ni se acercó a nadie, como es común. La músico uruguaya Phoro (Pati Horovitz), quien ofició de telonera, comentó que las hermanas no fueron muy cálidas tras bastidores. De hecho, le dijeron que estaban "ocupadas" y que no tenían tiempo para hablar con ella. 
No fue sorpresa cuando a la salida del concierto, hablando con Tez y el tecladista, me comentaron que las hermanas no son muy simpáticas, que guardan una extrema distancia con el público, según ellos, a raíz de alguna experiencia traumática pasada. Me dieron a entender que las fans suelen ser efusivas y demasiado físicas. Algo a cuestionarse es cuando una banda que difunde cultura y sensibilidad tiene la oportunidad de viajar por el mundo y decide no interesarse por el lugar que visitan. Ni siquiera por ser amables con sus fans a pesar de cualquier cansancio físico, no firmar un álbum, nada. Esto, muy a mi pesar, restó muchos puntos en mi impresión sobre la banda.
  
La realidad era que en la puerta de La Trastienda permanecimos no más de 15 personas para verlas salir, y como es costumbre en Uruguay, en una actitud respetuosa y calma. Lo que siguió fue ridículo: las chicas esperaron tras la puerta, encapuchadas, y luego corrieron con un security desde la puerta hasta la camioneta. De esta manera, ni les pudimos ver la cara, ni nada. Al costado, el tecladista y Tez, se despidieron calmos y caminando hacia la misma dirección: "Bye! See you later at La Ronda!".

Ino Guridi

Imágenes
Secciones relacionadas