#AFM ¡Al Fin Música!

musicalización: @gchristophersen

Depeche Mode abre espacio a la luz en el etéreo "Spirit"

"Sabes que nos hundimos, pero no pienso caer", canta Depeche Mode en uno de los temas de "Spirit", su nuevo álbum, compendio de canciones predominantemente lentas y sosegadas, etéreas incluso, que abren una espita al optimismo y hablan de reponerse de los males del corazón o de restañar el alma colectiva.

[ver más]

Lana Del Rey está de vuelta

"Love" es un adelanto del quinto álbum de la cantante que se va a publicar a finales de este año y que según Lana es el primero que hace pensando exclusivamente en sus fans.

[ver más]

"En El Séptimo Día"

Soda Stereo sigue haciendo historia y presenta un adelanto de lo que va a ser su próximo álbum "SEP7IMO DIA".

[ver más]

Nuevo de Jens Lekman

El sueco estrenó "Evening Prayer", otro de los temas de su nuevo álbum.

[ver más]

Veinte años del "Mellon Collie And The Infinite Sadness"

Se cumplen veinte años del lanzamiento del álbum quizás más ambicioso y uno de los mejores de la carrera de los Smashing Pumpkins.

imagen descriptiva del contenido
Algunas jornadas planean lentas y rápidas a la vez. Igual ocurre con la música de los Smashing Pumpkins, ya que gotearon 7.300 días (cuatro lustros, nada menos) desde que empezó su Tristeza Infinita (1995).

Cuando mantuvieron la máxima tensión grupal, Billy Corgan, James Iha, Jimmy Chamberlin y la virtuosa bajista D’arcy Wretzky fueron capaces de ser maquinales leones incontrolados para, inesperadamente, metamorfosearse en unos querubines agazapados en la cueva.

Y es que todo su solemne transformismo rock lo ejecutaban en impactantes canciones de esta obra como, por ejemplo, Thru The Eyes Of Ruby, Here Is No Why, An Ode To No One, Bullet With Butterfly Wings o Porcelina Of The Vast Oceans. En consecuencia, la banda de Chicago conglomeraba, a la perfección, el más crudo arrecife con la nana más psicotrópica, elevando así unos tiranos colmillos oníricos, de muchas millas de largo, que podían narcotizarte de la manera más agradablemente inexplicable.



Efectivamente, el lícitamente ampuloso Corgan, con ese lastimoso pero inimitable modo de cantar, siempre condujo a sus lugartenientes hacia trayectos de mezcolanza sónica entre el cristal y el terremoto. Cualitativamente románticos o demoledores, según conviniese, se mostraron en su tercera apuesta, la cual es la más representativa de todo lo expuesto anteriormente. Y es que es entre 1991 y 1995 cuando creció la cosecha más inspirada de “Las Calabazas Aplastantes” y este tercer LP, solo es parangonable en su faraonismo musical a The Wall de Pink Floyd o al más coetáneo Use Your Ilussion de Guns And Roses. Dicho de otro modo, con Gish (1991) y el Sueño Siamés (1993) como plataformas de prueba y motores impulsores, los versátiles Pumpkins ,una de las mejores bandas de aquella década noventera, emprendieron una odisea, aún mayor, hasta conocer personalmente a Mellon Collie y a su Tristeza infinita…

Txus Iglesias de ZM
Video Relacionado
Imágenes
Secciones relacionadas